Los recortes en Sanidad paran inversiones en servicios básicos de los hospitales