La bata blanca pierde adeptos entre los médicos, pero los pacientes la prefieren