Exiquisiteces por un día

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Exiquisiteces por un día
Los pacientes del Hospital de Jerez degustaron encantados los platos de alta cocina de ángel León y Juan Carlos

Ensalada de Alboronía con langostino maridado en flor de velo, chicharrones de almadraba, guiso de setas con puré de calabaza o helado de Pedro Ximénez son algunas de las exquisiteces que, por un día, llegaron a las habitaciones del Hospital de Jerez ante la sorpresa y la alegría de los pacientes que degustaron con satisfacción cada uno de los sabores que les ofrecía la bandeja. Los restauradores Juan Carlos Carrasco y ángel León ofrecieron ayer sus saberes culinarios para romper un poco la monotonía de los menús hospitalarios.

«Hemos hecho todos los platos con vino de Jerez para que vean que es muy sano», aseguró Juan Carlos Carrasco, de Restaurante Casa Juan Carlos. «Intentamos hacer felices por un día», apuntó.

«Se les ha repartido el menú a cada uno como si estuvieran en el restaurante», explicó el cocinero jerezano ángel León, del restuarante A Poniente de El Puerto de Santa María, que se afanaba en preparar platos para 600 personas.

«El mejor ingrediente para una buena cocina es el cariño y el amor que se le pone. Se puede hacer buena cocina con ingredientes malos y mala cocina con ingredientes de primera», explicó Carrasco. «Me hacía ilusión, además de por los enfermos, por mi padre, que es médico en este Hospital», apuntó el joven cocinero ángel León.

Todo funcionó a la perfección y Carmen Sánchez pudo disfrutar en su habitación de la quinta planta del salmorejo y la carrillada al oloroso: «Soy de comer poquito pero esto está muy bueno», decía mientras no dejaba el tenedor quieto, «aunque tengo que decir que todos los días nos ponen muy bien de comer». Cuando salga del Hospital, Carmen, de Villamartín, no descarta ir a almorzar con sus hijos a los restaurantes de los dos cocineros porque le encantó el menú.

En las cocinas del Hospital de Jerez trabajan diariamente once cocineros, 86 pinches, camaristas y gobernantas. La responsable de hostelería del centro, Cati Jiménez, asegura que «el enfermo que se alimenta bien se recupera antes. Procuramos que la comida sea de la zona: a todos les gusta la berza y el pucherito».

Fuente: lavozdigital.es
TEXTO: VIRGINIA MONTERO / FOTOS: TAMARA SáNCHEZ / JEREZ"